Presoterapia

¿Tienes las piernas hinchadas? ¿Sientes molestias en las piernas? ¿Tienes habitualmente los pies, las rodillas o las caderas frías? Cuando te pellizcas en las piernas, ¿queda marcada en blanco la señal de tus dedos? O peor aún…..¿sientes dolor y fatiga crónicos en ambas piernas?

Si has respondido afirmativamente alguna de estas preguntas, la presoterapia es la mejor respuesta. Porque lo que importa son tus piernas y tu salud en general, porque tu sistema linfático está sufriendo alguna alteración y necesita ayuda. Porque un leve dolor en las piernas o una hinchazón continuada de los tobillos puede agravarse con el tiempo y traer consecuencias vasculares o linfáticas importantes. Con la llegada de la primavera, aumentan los problemas de circulación de retorno. Para que lo entiendas mejor te hemos adjuntado el gráfico siguiente:

Para camareros y camareras, para esteticistas y peluqueras, para secretarias y administrativos, para conductores y taxistas, para todas aquellas personas cuya actividad laboral provoca secuelas en su sistema linfático y para todas aquellas que por su poca actividad física o sedentarismo sufren dolores y molestias en sus piernas.

Cuando el sistema linfático falla, la presoterapia se convierte en una herramienta muy eficaz para ayudar al sistema linfático a recuperar su normal funcionamiento. Desde la planta de los pies, hasta los ganglios linfáticos de la ingle, las botas de presoterapia ejercen una presión de aire determinada sobre todos esos canales linfáticos que estimula la circulación de la linfa y desbloquea los nódulos que se hayan podido formar (grasa, celulitis, etc).

En pocas sesiones, la linfa empieza a circular mejor, las piernas se desinchan y los nódulos de grasa y celulitis empiezan a desaparecer.

Al igual que contamos con un sistema circulatorio por el que circula la sangre, existe un sistema paralelo por el que circula un fluído denominado “linfa” que se ocupa de transportar las grasas y toxinas hacia los canales de desecho.
El orígen de la linfa tiene lugar en el líquido intersticial que actúa como elemento en el que se mueven las células y a través del cual éstas se nutren y se desintoxican.
Como bien sabemos, la sangre es impulsada por el bombeo de un motor llamado corazón, pero la linfa no tiene ningún “motor” que la impulse sino que circula gracias a diversas presiones que se dan en nuestro organismo.

– Presión por contracción de los músculos al moverse .
– Presión por los movimientos respiratorios de la caja torácica y
– Presión por pulsaciones rítmicas de las arterias .

De ahí la importancia de la presoterapia como ayuda al organismo cuando dichas presiones no son suficientes para efectuar un drenaje adecuado que elimine todas las sustancias de desecho.
La presoterapia es un tratamiento médico y estético que utiliza la presión de aire para realizar un drenaje linfático. Entre los beneficios de la presoterapia, se destacan el tratamiento de edemas, la corrección de alteraciones en el sistema circulatorio y la posibilidad de eliminar la celulitis, reducirla y prevenir futuras formaciones de celulitis.
El tratamiento de presoterapia se suministra a través de cobertores o botas (especiales para la presoterapia) que recubren las piernas y glúteos, a través de las cuales se realiza sobre el cuerpo una presión positiva que se va alternando en forma ascendente, por lo cual se le llama también presoterapia secuencial. A través de estas ondas de presión, la presoterapia estimula el sistema circulatorio, generando un drenaje linfático y contribuyendo así con la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitis, edemas, linfoedemas y trastornos venosos como las várices.

La presoterapia logra reactivar el sistema circulatorio, aumenta la oxigenación del cuerpo, estimula el sistema inmunológico y tonifica los músculos. Además de estos beneficios médicos, encontramos entre sus ventajas estéticas que la presoterapia elimina la celulitis, previene la formación de nueva celulitis, y modela y reafirma glúteos y piernas.
Las botas de Presoterapia llegan desde la planta del pie, zona reflexógena, hasta los ganglios linfáticos de la ingle. De esta forma, su “gradiente de presión fisiológica” consigue la mayor eficacia en el Drenaje Linfático.

1. Mejorando la circulación linfática y venosa desde las primeras sesiones
2. Maximizando la eliminación de grasas y toxinas de forma natural
3. Renovando las células, devolviendo a la piel su tono terso

Uno de los efectos más interesantes es el de la reducción de volumen y peso, es decir, los tratamientos adelgazantes.

La presoterapia logra reactivar el sistema circulatorio, aumenta la oxigenación del cuerpo, estimula el sistema inmunológico y tonifica los músculos. Además de estos beneficios médicos, encontramos entre sus ventajas estéticas que la presoterapia elimina la celulitis, previene la formación de nueva celulitis, y modela y reafirma glúteos y piernas.

¿A quién va destinada la presoterapia?

 

Si quisiéramos agrupar a los pacientes que escogen o se les recomienda la presoterapia, podríamos comenzar por dos grandes grupos:
– Quienes necesitan solucionar un problema médico: ellos recurrirán a la presoterapia para resolver trastornos del sistema circulatorio, eliminar várices o edemas, o tratar problemas de vascularización o de irrigación que surgen en un postoperatorio (por ejemplo, la presoterapia se suele aplicar no sólo en piernas y glúteos, sino también en los brazos de alguien que ha pasado por una masectomía).
– Quienes desean obtener una mejora estética: entre estos casos, el más común es el tratamiento de la celulitis y de la obesidad, ya que la presoterapia ayuda a eliminar la celulitis acumulada y a prevenir futuras acumulaciones adiposas que generan más celulitis, al mismo tiempo que modela el cuerpo, reduciendo centímetros.
Por lo tanto, se recomienda la presoterapia a personas que sufran de alteraciones en la circulación de retorno (venosa y linfática), que padezcan de linfoedemas, edemas postraumáticos o de insuficiencia venosa, y que padezcan de várices.
Al mismo tiempo, la presoterapia es un buen tratamiento para aquellas personas que deseen adelgazar, y acompañar una dieta con un tratamiento modelador que, mediante la técnica de la presoterapia, ayude a potenciar el descenso y a modelar y tonificar el cuerpo, evitar la retención de líquidos, eliminar celulitis y evitar la flaccidez característica de la obesidad o de cuerpos que han sufrido un descenso abrupto de peso.
También se recomienda el uso de la presoterapia a quienes se realizan una liposucción, aplicando sesiones de presoterapia antes y después de la cirugía, lo cual contribuye a que el tejido quede más firme (la liposucción en sí misma no garantiza la desaparición o prevención de celulitis, ni la firmeza).
Al servir para tonificar, la presoterapia se está comenzando a utilizar como complemento para deportistas. Al contrario del ejercicio físico y otras formas de tonificación, al finalizar una sesión de presoterapia se sienten las piernas más livianas y descansadas, a causa de las mejoras circulatorias, que son la base del tratamiento.
Por último, es importante destacar que la presoterapia es uno de los pocos tratamientos estéticos que no están contraindicados para embarazadas. Siempre con la supervisión y recomendación del obstetra o ginecólogo, una mujer embarazada puede recurrir sin problemas a la presoterapia, para evitar la formación de celulitis o para reducir edemas o pesadez en las piernas.

Contraindicaciones de la presoterapia

Al tratarse de un tratamiento que actúa sobre el sistema circulatorio, la presoterapia está CONTRAINDICADA, principalmente, en personas que padezcan transtornos circulatorios y cardíacos de tipo grave , personas que lleven implantado un marcapasos y pacientes oncológicos.
No se permite el uso de un tratamiento de presoterapia a quienes sufran de trombosis venosa profunda, tromboflebitis superficial, insuficiencia arteriosa periférica grave o insuficiencia cardíaca, ni a personas que posean un marcapasos.
Tampoco los tratamientos basados en la presoterapia se recomiendan a pacientes oncológicos ni a quienes sufran de hipo o hipertensión (presión baja o alta) en forma extrema.
Aquellos que padezcan de infecciones cutáneas o de infecciones en las piernas tampoco deberán someterse a un tratamiento de presoterapia.
La presoterapia no está contraindicada para embarazadas; se les permite el uso de presoterapia en las piernas (no así en la zona abdominal), mientras que el tratamiento esté seguido de cerca por su obstetra o ginecólogo.

LOS PRECIOS:

Una sesion : 18 euros.

Bono de 10 sesiones: 90 euros.